Pijameo USA | Semana 10 (14/06/2018)

Odinson vuelve a ser digno.

SERIES DC

‘Hawkman’ #1. En esta nueva serie Venditti y Hitch convierten a Carter Hall en un Indiana Jones superheroico. A tal punto que en su primera aparición hasta podemos observar que tiene el morral característico del héroe interpretado en el cine por Harrison Ford. Pero detrás del hombre está la leyendo de Hawkman, las vidas pasadas y los retazos del evento Metal que nos ha devuelto a este paladín clásico de la Justicia, en todas sus asociaciones y con distintas representaciones. Las aventuras arqueológicas entonces ocuparán la trama episódica, y el argumento principal de fondo serán las reencarnaciones del héroe.

Screenshot_20180614-183841

Bryan Hitch con su estilo realista nos sumerge en un gran ambiente natural de cuevas, de aguas, barcos pesqueros y hasta un gorila. El dibujante tiene muchos elementos difíciles de afrontar y justamente los hace lo más disfrutables del issue. Cuando generalmente estamos acostumbrados a dibujantes que centran sus lápices en los personajes, las anatomías y los rostros; Hitch nos pone la aventura en un primer plano y logra transportarnos al ambiente donde está el arqueólogo/aventurero.

Finalmente llegó este lanzamiento tan esperado desde la mini-serie Death of Hawkman, y desde su aparición en Hawkman: Found durante el evento Dark Knights: Metal. Durante la serie se desvelarán los misterios abiertos en relación a la reencarnación del personaje, pero siempre con esa referencia comic-strip que tienen el personaje y sus afiliados.

Screenshot_20180614-184213
‘Detective Comics’ #982. En el número anterior terminó el run de James Tynion IV a cargo de la colección, para dejarla en manos de Bryan Hill. En medio de ambos autores, tenemos una historia one-shot a cargo de Michael Moreci con dibujos de Sebastián Fiumara. ¡¡Afortunadamente!! Suelo ser bastante desconfiado con estas historias fill-in (relleno), muchas veces son necesariamente olvidables. Incluso ni siquiera las incluyen en algunos TPB. En este caso, aún cuando no estén siguiendo la colección recomiendo la lectura de este número.

El autor recupera la historia introspectiva del Caballero de la Noche, llena de temores y oscuridades góticas que Batman tiene que enfrentar. Esas cosas que solamente ocurren cuando el sol no está. En los últimos tiempos estaba bastante perdida esa faceta. Demasiada luz municipal, bien por el intendente de Gotham.

Screenshot_20180615-102449

Moreci también recupera al personaje del Deacon Blackfire, creado por Jim Starlin y Bernie Wrighston en Batman: The Cult, una mini-serie de cuatro números de finales de los 80s y que volvió a aparecer en el megaevento The Blackest Night. Siempre un religioso loco con poderes espirituales y acólitos semi zombies, evangelista y nativo-americano. Sin embargo, el guionista no logra llevar perfectamente la confusión entre realidad y delirio que sufre el protagonista. Sebastián Fiumara en un excelente trabajo, intenta ayudarlo. Pero no es suficiente. El lector también entra en una confusión y termina siendo infructuoso para la historia.

¿Por qué es imperdible este número entonces? Como dije en el párrafo anterior: por Sebastián Fiumara. El hermano mellizo de Max, dibujante de Doctor Star el spin-off de Black Hammer. Dúo que es casi constante en Dark Horse, gracias al padrinazgo de Mike Mignola. Este dibujante argentino hace su primera aparición en las páginas de una colección de Batman, y en general, de todos los superhéroes de primera línea. Lo hace de forma espectacular. Es dark y absolutamente aterrador. Juega con la capa de Batman para darle forma a los miedos más profundos y demoníacos, las presencias espirituales también tienen lugar. Sin tener un estilo siquiera parecido, existen referencias artísticas a Spawn y a McFarlane: sobre todo al del arte de Follow The Leader de Korn.

20180615_102328

‘Plastic Man’ #1. En una semana en la que extrañamente me he centrado en el arte de los cómics de DC, voy a ponerle énfasis al trabajo de Gail Simone en este estreno. El segundo regreso super esperado desde que fue anunciado viene de superhéroes clásicos la semana. Como muchos deben saber, Plastic Man aparece por primera vez en 1941 en ‘Police Comics’ #1 de una editorial llamada Quality Comics que después es comprada por DC.

Es tan fundacional como los héroes principales de la Justice League, y uno de los que más ha conservado su diseño original. También conserva una temática acorde a esa estética propia de las mafias norteamericanas surgidas durante la Ley Seca. Gail Simone introduce a Plastic Man en un embrollo y un entorno propio de las novelas pulp, pero marcando constantemente que se trata de una época actual. Así como Gotham parece haber quedado enclavada en un momento particular de la historia del siglo XX, lo mismo ocurre con Cole City. Así llamada en esta mini-serie de seis números en honor al creador del personaje. A pesar de todo ese entorno criminal, la personalidad de Plastic Man es absolutamente alegre y el género de este cómic es sin dudas el de la comedia antes que el del crimen.

Sin dudas tendrá buena recepción de público, así como ha ocurrido con la reciente serie grupal The Terrifics. Gail Simone está destacando en su trabajo antes con Deadpool y Batgirl, ahora con Domino y Plastic Man. El empoderamiento femenino, sin la necesidad de movernos forzadamente de los gustos de los lectores.

Screenshot_20180615-165653


SERIES MARVEL

‘Thor’ #1. El tercer relanzamiento de Jason Aaron a cargo del Dios del Trueno. En su primera etapa, la historia fue bastante clásica entre la vida de Midgard y el recuerdo de leyendas de Asgard, con un dibujante sublime como Esad Ribic que extraño fuerte. Después la recientemente concluida historia de la Thor femenina, de gran factura argumentativa y artística –Rusell Dauterman– y que empezó con un secreto y finalizó con mucha emoción. Ahora con unos discutidos Mike Del Mundo y Marco D’Alfonso-colorista-, tenemos una nueva encarnación de Thor Odinson como Dios del Trueno. Aunque todavía no está completo y está en la búsqueda de volver a ser el de siempre. Jason Aaron logra darle a SU THOR el humor del personaje del MCU que recientemente nos hizo reír en ‘Thor: Ragnarok‘ y ‘Avengers: Infinity War‘.

Screenshot_20180615-012202

Estamos a las puertas de una batalla épica y nuestro protagonista está tratando de juntas sus pedazos para poder enfrentar esa batalla. Tocó fondo. Solamente le queda la recuperación. El arte a mí me encanta, ya me había gustado el trabajo hecho en Avengers. Aunque sea atípico, se disfruta completamente sin perder dinamismo ni capacidad para la acción. Es a priori lo que más nos puede asustar de este tipo de dibujo: no ocurre para nada. Sinceramente es una cuestión de gustos. A mí me parece muy interesante, aunque entiendo que haya lectores a los que les genere cierta incomodidad. A esta primera historia de 30 páginas se le suman diez páginas más en las que Aaron nos lleva nuevamente al “Old Man Thor” y sus nietas. Ellas vienen siendo las verdaderas protagonistas de estas historias y la verdad que está bien, aunque no suelen ser mis favoritas.

El arte de Ward es impecable: en general Aaron se ha rodeado de grandes artistas durante su larga estancia a cargo del heredero de Asgard. Es una gran ayuda para poder relanzar tantas veces una colección con un mismo autor, que va llevando el argumento principal de forma excelente y no aburre. Parece que sus ideas son inagotables para este personaje. Aye!

‘Old Man Logan’ #41. Uno de los arcos argumentales más recordados de la historia de la editorial Marvel es La última cacería de Kraven, en la que el villano ruso persigue al amistoso vecino con una excelente escritura de altos alcances incluso poéticos. A partir de ese recuerdo siempre nos llamará la atención este misterioso cazador de extravagante atuendo. Y si en un título de Logan aparecen Japón y la Tierra Salvaje, todavía se vuelve más interesante. En un número alto para una serie que entiendo tiene que llegar prontamente a su final, tenemos el primer envío de un arco de dos números solamente.

Ed Brisson se está convirtiendo en uno de los escritores más entretenidos de la editorial, pero no logra todavía dar el salto de calidad. Sus propuestas, sus giros y sus referencias siempre funcionan. Sin embargo no puede todavía dejarnos pegados a una página con una lágrima, una carcajada o la sensación de suspenso que nos hace acercarnos la viñeta a las pestañas. El dibujo de este número a cargo de Francesco Manna es de estilo cartoon, que personalmente siempre disfruto mucho y porque creo que desacartona el cómic de superhéroes, sacándole esa pretenciosa solemnidad que a veces pretendemos los lectores.

Los personajes, sus manos, los animales y las difíciles escenas de acción están perfectamente logrados. También los rostros de los secundarios humanos, caracterización al comienzo del número que es una gran intro para el mismo. El color de Carlos López acompaña perfectamente, y baja la intensidad del estilo del dibujante. Entiendo que son los últimos números del viejo Logan en la Tierra 616. Si vienen siguiendo la serie, no la dejen porque funciona durante casi todo su recorrido que empieza con Lemire y Sorrentino. Tiene un bajón cuando ingresa a Legacy, pero no es de más de un par de números. Conviene ser completista y terminarla.

Screenshot_20180616-122111

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.