Crítica | ‘El pasajero’ (2018)

Liam Neeson en un tren.

Muy recientemente ha pasado por nuestra cartelera la nueva película de Jaume Collet-Serra, un cineasta barcelonés que poco a poco se ha ido haciendo un hueco en la industria hollywoodiense gracias a su versatilidad para rodar thrillers que siempre suponen un disfrute para el público. Esta es su cuarta película con Liam Neeson como protagonista y, aunque quizás no es tan equilibrada como ‘Sin identidad‘ (2011), ‘El pasajero‘ es una obra que cumple de sobras con lo que promete y que contentará a todo aquel dispuesto a desconectar y dejarse llevar por el carisma de su protagonista.

Durante su trayecto habitual de vuelta a casa en tren, un hombre de negocios felizmente casado (Liam Neeson) comienza a hablar con una misteriosa pasajera (Vera Farmiga). Pronto el hombre se verá envuelto en una conspiración criminal que amenaza con poner en peligro tanto su vida como la de sus seres más cercanos.

El pasajero‘ repite un poco las bases sobre las que se sustentaba ‘Non-Stop (Sin escalas)‘ (2014): tenemos un espacio reducido donde se desarrollan los acontecimientos, una serie de sospechosos y un misterio a resolver antes de que sea demasiado tarde. Aunque la historia no es especialmente innovadora (ni tampoco lo intenta), el director sabe cómo mantener nuestra atención y presentarnos con rapidez y audacia a Michael, nuestro protagonista, gracias a un par de secuencias de montaje resultonas nada más comenzar la película.

En cuanto Michael comienza a recibir instrucciones de la pasajera misteriosa, el filme alcanza su punto álgido. El objetivo está más que claro, entendemos las motivaciones del personaje y los mecanismos que utiliza para resolver el conflicto, aunque puedan ser más o menos rebuscados, son interesantes e imaginativos. El problema viene cuando el guión insiste en aumentar todavía más las apuestas con un par de ideas demasiado alocadas que desentonan muy descaradamente con el tono y estilo de lo que hemos estado viendo anteriormente. La resolución final resulta un tanto excesiva cuando la historia no lo pedía, cosa que puede dejar una sensación agridulce a más de uno, especialmente si nos ponemos a pensar más adelante en la complicada logística que supondrían algunas de las situaciones que se nos han planteado.

Por otro lado, el pulso narrativo que tiene Jaume Collet-Serra tras las cámaras es lo que permite que la película mantenga el tipo durante prácticamente todo el metraje, a pesar de los problemas anteriormente comentados. El tren se convierte en el escenario principal durante gran parte del metraje y el director lo presenta de tal forma que el espectador pueda situarse fácilmente en ese espacio para unirse a las elucubraciones de Michael.

Liam Neeson está sobradamente capacitado para este tipo de papeles, y aunque no tenga demasiada diferencia con otros que ha interpretado en estos últimos años, se es más consciente de que se aleja cada vez más de la figura de héroe de acción que todo lo puede debido a su avanzada edad y acaba recibiendo más que da, lo que le da un enfoque algo más creíble y vulnerable.

No es el gran thriller de acción del año ni la mejor cinta del director, pero es un filme que cumple de sobras con lo que promete y que nos propone un viaje que satisfará a todos aquellos dispuestos a dejarse llevar por su curiosa sinopsis.

Valoración:

batman curioso
Batman curioso
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.