Crítica | ‘Detroit’ (2017)

Torture porn psicológico.

He de confesar que había una cierta reticencia por mi parte a ver ésta película. Aunque no fue exactamente lo que me esperaba, sabía qué me iba a encontrar. Tensión racial, injusticia, intensidad emocional. Sabía que iba a ver una de esas películas que te dejan con la sensación de haber recibido una paliza emocional. Y así ha sido.

Detroit‘ se ha comercializado como una película sobre los disturbios de Detroit del año 1967, protagonizada por John Boyega. No obstante toda la trama gira alrededor del llamado incidente del Motel Algiers. La premisa de una ciudad agitada por intensos disturbios, sirve tan sólo como marco de referencia para contar una historia mucho más acotada.

Tras años de injusticias, las tensiones raciales estallan en los ghettos de Detroit, desencadenando una explosión de ira contenida durante generaciones. Entre vandalismos, saqueos y violencia policial indiscriminada, un grupo de personajes coinciden en el anexo del motel Algiers. El disparo de una bala de fogueo desencadena una serie de acontecimientos que atraparan al susodicho grupo de personajes en una pesadilla de la que no pueden escapar.

Al salir de ver ‘Detroit‘, tenía la sensación de haber visto ‘Funny Games‘ (Michael Haneke, 1997) o ‘La violencia del sexo‘ (Meir Zarchi, 1978). Eso no quiere decir que ‘Detroit‘ tenga la misma intención sensacionalista que el torture porn, pero sí activa una serie de clavijas parecidas. La diferencia fundamental, por supuesto, es que ‘Detroit‘ está basada en acontecimientos que ocurrieron de verdad. Por ello, si tuviera que clasificar ‘Detroit‘ en un género concreto, yo la calificaría como una película más cercana al terror que al drama social. Su voluntad de denuncia es evidente y efectiva.

Kathryn Bigelow tira de una serie de recursos estilísticos o decisiones artísticas que empiezan a adquirir un pulso autoral. El uso de la cámara, una cierta forma de dirigir a los actores hacia la contención y el estoicismo, una mirada algo distante que nos permite ver los sucesos con parcialidad, pero sin renunciar a la empatía.

El núcleo del segundo acto gira alrededor de un grupo de personajes con las manos apoyadas contra la pared y los juegos psicológicos de un grupo de policías que oscilan entre la crueldad y la incompetencia. Bigelow mantiene el pulso de la tensión de forma magistral. Su trabajo con la cámara y el montaje recuerda más a la Batalla de Algiers que a la shaky cam que estuvo tan de moda a finales de la década anterior. La tensión y el dinamismo de su planificación no enturbian la claridad narrativa y nos introduce de forma inmersiva en un mundo a punto de estallar. De alguna forma la película se podría centrar tan sólo en este momento de tensión en tiempo real y seguiría funcionando.

Si la película tiene un problema es su tendencia a la dispersión. El enfoque coral es consecuente con la historia que se pretende contar, sin embargo a veces puede distraer. Sus múltiples hilos narrativos no se entrelazan con la mecánica de un gran guión, si no con la torpeza y casualidad de la vida real.

Sin duda lo más destacable del film es el trabajo de los actores. En especial destacaría a Algee Smith, lo más parecido a un protagonista que hay en ‘Detroit‘, que ofrece todo un abanico de emociones y actitudes que describen un complejo arco de personaje. Anthony Mackie, cuyo personaje aparece en mitad del film, que interpreta a un magnético veterano de Vietnam envuelto en una situación paradójica; un hombre que debería ser tratado como un héroe (al menos según la idiosincrasia estadounidense) que es tratado como un criminal. Por último está Will Poulter, también conocido como el tipo de las cejas raras. Poulter se pierde en un personaje odioso, atrapado entre la estupidez, la crueldad y la astucia de un superviviente.

Una película difícil de digerir, que mantiene al espectador tenso a lo largo de sus más de dos horas de duración.

Valoración:

Batman complacido
Batman complacido
Anuncios

One response to “Crítica | ‘Detroit’ (2017)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.