Crítica | ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’ (2017)

Espada y brujería a lo Guy Ritchie.

Este viernes se estrena el último filme del director de ‘Snatch: cerdos y diamantes‘ (2000), quien desde hace unos cuantos años se ha ido alejando paulatinamente de la temática del cine de gángsters ingleses para ir incorporando su estilo tan característico en obras más dispares. Esta vez le ha tocado el turno a la ya archiconocida leyenda artúrica, la épica medieval y la fantasía se mezcla con el tono desenfadado y montaje paralelo que siempre ha caracterizado a Guy Ritchie.

Arturo (Charlie Hunnam) es un joven intrépido que dirige a su pandilla por los callejones de Londonium. Tras sacar de la roca la espada Excalibur, se verá obligado a tomar algunas duras decisiones. Junto a una misteriosa mujer (Astrid Bergès-Frisbey), deberá aprender a manejar la espada, vencer a sus demonios y unir al pueblo para derrotar al tirano Vortigern (Jude Law), quien robó su corona y asesinó a sus padres antes de convertirse en rey.

charlie-hunnam-in-king-arthur-legend-of-the-sword.jpg

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur‘ no deja de ser una actualización de la ya resabida historia de Camelot, el viaje del héroe visto una y mil veces no sólo en la literatura más o menos fantástica sino en muchas otras obras audiovisuales. Esta nueva versión no se aleja demasiado del repetido camino del héroe, lo que provoca que aquellos que ya hayan visto más de una encarnación de esta historia tengan una sensación de déjà vu durante gran parte del metraje. Los más de ciento veinte minutos que componen el metraje del filme pueden hacerse algo pesados durante su primera hora, ya que los responsables de su guión se pasean por lugares comunes con bastante frecuencia hasta que la cinta va cogiendo ritmo y concluye con unos últimos cuarenta minutos bastante disfrutables.

Se podría decir que gran parte de la película deja casi todo en manos de su director, quien aporta su tono característico a la hora de narrar ciertos acontecimientos en boca de sus personajes donde, como ya ocurría en ‘Lock & Stock‘ (1998) o ‘RocknRolla‘ (2008), sus protagonistas dialogaban un plan mientras veíamos lo que ocurría finalmente. Una técnica muy propia de Ritchie y que aquí sigue sin mostrar síntomas de agotamiento, aunque, como ya he mencionado antes, hay otros filmes en los que esta técnica luce mucho más. Guy Ritchie impregna su estilo también en la actitud de sus personajes y la puesta en escena, por lo que Arturo y sus compañeros se representan como un grupo de macarras ingleses que en lugar de llevar armas de fuego empuñan espadas. En cambio las escenas protagonizadas por Vortigern tienen una cadencia más pausada y reflexiva pero menos acorde con lo que hemos ido viendo paralelamente, lo que provoca que muchas de esas escenas carezcan de cierta chispa. Jude Law hace lo posible con el trasunto de villano que le ha tocado interpretar y aunque siempre es un disfrute verle en papeles diferentes a los que nos tiene acostumbrados, este no deja de ser olvidable.

arthur3-e1501949734925.jpg

Vale la pena mencionar el trabajo de Daniel Pemberton en la banda sonora, la cual en más de una escena adquiere bastante presencia y, según avanzan los minutos, potencia esa sensación de épica que tanto precisa una historia así. A más de uno se le quedará en la cabeza no sólo por lo bien que se coordina con el montaje y el ritmo de las escenas, sino porque se aleja bastante de lo que estamos acostumbrados desde hace varios años.

Cabe destacar el impecable (la mayoría de veces) diseño de producción y los efectos visuales de la película, los cuales consiguen hacerla destacar entre otras producciones recientes. Se aprovecha el particular estilo de su director para darle personalidad al vestuario y diseño de ciertos personajes, dando una cierta sensación anacrónica que les otorga bastante carisma visual. El CGI, aunque no es perfecto, luce espectacular y seguramente complazca a los que, como yo, sentimos cierta atracción por la fantasía, los duelos a espada y las criaturas míticas.

Rey Arturo: La leyenda de Excalibur‘ es una película que destaca en ciertos aspectos pero que seguramente no llegue a trascender dentro de su género. Su calidad visual y su apuesta formal son sus bazas más interesantes, lo que puede provocar que los fans del director salgan convencidos, mientras que sus detractores sólo encontrarán más de lo mismo.

Valoración:

2006735-bat1_zps336436d9
Batman curioso
Anuncios

One response to “Crítica | ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’ (2017)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.